Danza clásica y malabares construyen figuras efímeras para TEMUDAS

 4x4 Arquitectura Efímera, obra de la compañía londinense Gandini Juggling, se representará en una función única mañana miércoles 11 de julio a las 22:00 horas en la Plaza de Santa Ana

 Dirigida por el malabarista de renombre mundial, Sean Gandini, la creación cuenta con música original compuesta por Nimrod Borenstein interpretada en esta ocasión por el Quinteto Particella


Las Palmas de Gran Canaria, martes 10 de julio de 2018.- Cuatro malabaristas, cuatro bailarines de ballet, dos formas diferentes de entender las artes escénicas que entran en conjunción trazando sinuosos caminos en el espacio en un diálogo único a través del cual se construye una arquitectura imaginaria, efímera. Comparten escenario por primera vez para transportar al público en evocadores viajes a través del tiempo y del espacio, recreaciones de no lugares que desaparecen al poco de ser creados. Esa es, a grandes rasgos, la esencia formal de 4X4 Ephemeral Architectures (4x4 Arquitectura Efímera), de la compañía londinense (Reino Unido) Gandini Juggling. Una pieza de danza contemporánea que trata de celebrar el lugar donde dos caminos diferentes se cruzan y se encuentran en armonía.

La creación fue presentada en la mañana de hoy martes 10 de julio por la directora del Festival de Teatro, Música y Danza TEMUDAS, Marisol García, en el patio del Palacete Rodríguez Quegles. Presentación en la que también participó el director del espectáculo y de la compañía, Sean Gandini, para ofrecer algunas pinceladas de este 4x4 Arquitectura Efímera que podrá disfrutarse mañana miércoles 11 de julio, a las 22:00 horas, en la Plaza de Santa Ana. En el acto también estuvo presente Elena Bardilovskaya, miembro y viola del Quinteto Particella, responsable del apartado musical del espectáculo.

Para Sean Gandini, tanto los malabares como el ballet clásico son disciplinas “muy técnicas”. “El ballet usa el lenguaje del cuerpo y los malabaristas usamos el vocabulario del espacio”.

La idea de aunar ambas disciplinas parten más “de las matemáticas” en el proceso de construcción de figuras que de lo improvisado o de de lo mágico, señaló Gandini.

Sean Gandini, apasionado hasta casi la obsesión del arte de los malabares (traducción al castellano de juggling), creció en La Habana, ciudad donde comenzó a hacer magia, algo que para Gandini está muy relacionado con el malabar. En sus propias palabras, “la magia está muy cerca de los malabares aunque en ella ocultas tus habilidades mientras que en los malabares las muestras. Algo que me gusta mucho. No vengo de una escuela de circo, venimos de una generación autodidacta”.

Tras el éxito internacional de Smashed, el nuevo trabajo de Gandini Juggling se estrenó en 2015 en el London International Mime Festival, en la Royal Opera House, donde recibió el aplauso de la crítica. Dirigido por el malabarista de renombre mundial Sean Gandini, coreografiado por el bailarín del Royal Ballet, Ludovic Ondiviela, con música original, Suspended opus 69, de Nimrod Borenstein e interpretada en directo por el excepcional Quinteto Particella, 4x4 es una sensacional experiencia artística multidisciplinar. El increíble diseño de luces de Guy Hoare completa esta sensacional experiencia artística multidisciplinar.

Formada en 1992 por los malabaristas de renombre mundial Sean Gandini y Kati Ylä-Hokkala, Gandini Juggling continua estando en la vanguardia del circo contemporáneo, reinventando y revigorizando el malabarismo del siglo XXI.

Gandini celebra el malabarismo en todas sus facetas, explorando los malabares no solo en lo que son sino también en lo que pueden ser. Un conjunto en continua mutación de malabaristas virtuosos, Gandini produce en la actualidad desde elegantes duetos hasta piezas corales con 20 artistas.

Ferozmente prolífica, la compañía esta envuelta continuamente en la creación de nuevas obras, desde los más punteros experimentos de arte visual hasta el entretenimiento para todas las edades; desde escapadas narrativas en el mundo de la danza hasta humorísticas travesuras. Desde sus comienzos, los Gandinis han representado 5.000 espectáculos en 50 países. Continúan actuando en los más prestigiosos festivales y teatros de todo el mundo. Su trabajo trasciende las barreras culturales. El simple placer de mirar gente moverse mientras mantienen objetos en el aire tiene una calidad teatral natural que ha cautivado al público globalmente.

Han trabajado con orquestas sinfónicas en numerosas ocasiones, gracias al perfecto engranaje que se sucede entre los patrones de malabares y las obras clásicas. Además de actuar, Gandini desarrolla una valiosa labor educativa; enseñando el arte del malabar en escuelas de circo a las nuevas generaciones de artistas de circo.