El nacimiento del cine se expone en la carpa itinerante de la Obra Social de 'la Caixa' en San Telmo

La Obra Social ”la Caixa” y la Fundación CajaCanarias, en colaboración con el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, presentan un innovador espacio expositivo sobre Georges Méliès y el cine de 1900

El jefe de Servicio de Cultura del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Juan Espino; la directora de la Fundación CajaCanarias, Natalia Aznárez; y el director Banca de Instituciones de CaixaBank en Canarias, Antonio Fragoso; han presentado hoy Empieza el espectáculo. Georges Méliès y el cine de 1900, muestra que explica el nacimiento del cine y rinde homenaje a quien ha sido considerado como el primer ilusionista del cine.

Dentro de su programación cultural, la Obra Social ”la Caixa” y la Fundación CajaCanarias prestan una atención preferente a las manifestaciones artísticas fundamentales en la formación de la sensibilidad contemporánea. En esta línea se enmarcan las exposiciones dedicadas al cine, que, junto con la fotografía, es la forma artística más característica del siglo XX. Así, en los últimos años la entidad ha dedicado muestras retrospectivas a grandes nombres del mundo del cine, como Charles Chaplin, Federico Fellini y Georges Méliès.

Tras la organización de una retrospectiva sobre el cineasta francés, expuesta anteriormente en la Sala de Exposiciones del Espacio Cultural CajaCanarias, a continuación en San Sebastián de La Gomera y ahora en el Parque de San Telmo de Las Palmas de Gran Canaria, la Obra Social ”la Caixa” y la Fundación CajaCanarias presentan un nuevo e innovador proyecto expositivo, un viaje en el tiempo para trasladar a los visitantes a los años en los que el cine se convirtió en un espectáculo popular, gracias, en buena medida, a los inventos y técnicas desarrollados por Georges Méliès.

Hijo de un empresario del calzado, Méliès (1861-1938) fue dibujante, mago, constructor de artefactos, director de teatro, actor, decorador y técnico, y también productor, realizador y distribuidor de más de 500 películas entre 1896 y 1912. Reinó en el mundo del género fantástico y del trucaje cinematográfico durante casi veinte años, y su contribución al séptimo arte fue fundamental: introdujo el sueño, la magia y la ficción en el cine, cuando este aún estaba en pañales y era únicamente documental.

Frente al cine de carácter documental de los hermanos Lumière, el acto fundacional de Méliès consistió en combinar el universo de Jean-Eugène Robert-Houdin, el padre de la magia moderna, con la cinematografía de Marey, y también en dar un decidido impulso al cine como espectáculo.

Como genio de los efectos especiales, Méliès aplicó al cine trucos de magia y la técnica de la linterna mágica: pirotecnia, efectos ópticos, desplegables horizontales y verticales, paradas de cámara, fundidos encadenados, sobreimpresiones, efectos de montaje y de color, etc. Es como si este virtuoso de la técnica lo hubiese inventado y utilizado todo.

Méliès vivió unos cuantos años dorados, de extraordinaria popularidad, que culminaron con el estreno, en 1902, de Le voyage dans la Lune (El viaje a la Luna), film que fue visto por millones de espectadores. Desgraciadamente, la expansión de la industria cinematográfica y la aparición de grandes empresas como Pathé y Gaumont llevaron a Méliès a la ruina y al olvido. En 1923, totalmente arruinado, destruyó los negativos de todas sus películas y acabó vendiendo juguetes en la parisina estación de Montparnasse. El periodista Léon Druhot lo reconoció en la estación y, a partir de aquel momento, su obra empezó a ser valorada y recuperada de nuevo.

Un viaje a los años en que el cine se convirtió en un espectáculo popular
Empieza el espectáculo. Georges Méliès y el cine de 1900 traslada a los visitantes a una feria en el cambio de siglo, con sus barracas y su ambiente de fiesta. Fue en ese entorno donde el cine tomó forma como espectáculo: diversión y emociones. Y, en buena medida, fue gracias a un hombre, Georges Méliès, que supo entender qué quería la gente y cómo hacerla soñar y distraerse. Sus películas marcaron el camino que siguieron los primeros cineastas, en Europa y en Estados Unidos.

Los distintos espacios y recursos expositivos de la muestra descubren cómo era el mundo y el ocio de aquella época, así como las claves para entender la importancia de Georges Méliès. La exposición incluye varias películas de Méliès —que se complementan con una selección de films de los hermanos Lumière—, audiovisuales, copias de fotografías de la época y reproducciones de carteles, dibujos y una maqueta del estudio de Méliès en Montreuil, algunos objetos de época, como la carpeta fantástica de Houdin, y aparatos como el cinematógrafo de los hermanos Lumière.

La Obra Social ”la Caixa” y la Fundación CajaCanarias han producido varias piezas audiovisuales que ayudan a entender el mundo de Méliès y su influencia. Destacan tres audiovisuales en los que los visitantes podrán escuchar la opinión de reconocidas figuras del cine actual sobre este tema, como los directores Juan Antonio Bayona y Javier Ruiz Caldera, el guionista y director Oriol Capel, el escenógrafo Ignasi Cristià, la crítica de cine Desirée de Fez, el director de fotografía Óscar Faura, la actriz Greta Fernández, el productor Enrique López Lavigne, el director publicitario Fernando Mainguyague, el especialista en maquillaje y efectos especiales David Martí y el montador Jaume Martí.

Empieza el espectáculo. Georges Méliès y el cine de 1900 se divide en tres ámbitos. El primero nos presenta el contexto de Georges Méliès, una primera aproximación al cambio de siglo y a los principales aspectos sociales, políticos y populares del mundo de 1900.

Una vez los visitantes han cruzado el telón, un segundo ámbito presenta el mundo de Méliès y los acerca a la experiencia propiamente cinematográfica. Los puestos de feria remiten al cine del cambio de siglo y a la importancia de Georges Méliès en esos primeros momentos del nuevo espectáculo.

El último ámbito está dedicado a Le voyage dans la Lune, la primera película pensada, creada y distribuida para alcanzar el éxito, en 1902. A partir de aquí, se profundiza en cómo ha cambiado el cine desde la época de Méliès y cuál ha sido la influencia de este pionero en la creación del lenguaje cinematográfico primigenio y en la concepción popular del cine. También se explica su trayectoria, cómo acabó regentando una tienda de juguetes en Montparnasse y cómo fue redescubierto en 1926 y reivindicado hasta hoy como una de las figuras clave del cine.

La muestra está comisariada por Sergi Martín, guionista y escritor. Graduado superior en Cinematografía y Audiovisuales, está especializado en guión por la ESCAC (Universidad de Barcelona). Ha trabajado en el desarrollo de varios documentales, campañas de comunicación y programas de televisión en España y en Estados Unidos. Además de su trayectoria audiovisual, ha publicado ensayos de divulgación social e histórica, y ha sido profesor de literatura y cine en la ESCAC.

Un espacio expositivo exclusivo e innovador
Para la exhibición de la exposición Empieza el espectáculo. Georges Méliès y el cine de 1900, la Obra Social ”la Caixa” y la Fundación CajaCanarias han diseñado un espacio especial e innovador, la UD 100. Este sistema convierte la caja de un contenedor en un espacio expositivo de 100 metros cuadrados libres y con una altura en su parte central de hasta 5,5 metros. El sistema desarrollado permite también unir más de una unidad desplegable para obtener un espacio que puede incluir exposiciones de 200 metros cuadrados.

En este caso, dos unidades de 100 metros trasladan a los visitantes a una feria del año 1900, con sus barracas y su ambiente de fiesta, para descubrir el entorno en el que el cine tomó forma como espectáculo, así como al hombre que contribuyó a ello en mayor medida.

Un sofisticado sistema hidráulico de autonivelación controlado mediante una pantalla táctil permite, en un tiempo récord, que dos técnicos asuman las labores de despliegue de la UD 100 desde la apertura completa del habitáculo hasta su asentamiento total en el terreno: uno dirige los movimientos y otro los controla, confirma o aborta ante cualquier imprevisto. El sistema individualizado de anclaje en el suelo permite corregir desniveles de hasta el 4 %.

Se ha puesto especial énfasis en el apartado de la sostenibilidad, concretamente en el consumo energético, mediante paneles dobles con cámara de aire, concepto este diametralmente opuesto a la habitual lona usada en las carpas. El diseño del techo, dispuesto en forma triangular y con una trampilla orientable, facilita de forma controlada la evacuación del aire caliente acumulado en la zona superior. Por último, un sistema moderno de refrigeración natural (free cooling) complementa la optimización de la energía para mantener el clima deseado. Para la iluminación, la UD emplea el sistema LED en formato de focos y tiras empotrables de bajo consumo.

Con este nuevo espacio, la Obra Social ”la Caixa” y la Fundación CajaCanarias divulgan el conocimiento cultural, científico y social a un público más amplio. La finalidad de estas exposiciones, que itineran por distintas poblaciones y se instalan en espacios cedidos por los municipios, es llegar al máximo número posible de personas.